Hoooooooolalá:
Aunque no soy un autor especialmente prolífico (tres monografías en siete años no es para sentirse orgulloso), no me he pasado todo este tiempo tocándome los huevos. Bien con la ayuda inestimable de monsieur Christophe, o con la del señor Onán, en estos últimos años he pergeñado varios proyectos que han pasado con más pena que gloria por las manos de diversos editores franceses (para acabar en la papelera, claro).
Un poco más arriba podéis ver una muestra de lo más reciente de esta cosecha. ¡¡Qué diós reparta suerte!!