Parece ser que en el 2004 se cumplian 1900 años de la muerte del poeta Marco Valerio Marcial, un mañico del siglo I, y el Ayuntamiento de Zaragoza, o bien la Diputación de Aragón, planearon homenajear la memoria de su "paisano" mediante la publicación de un libro antológico de algunos de sus poemas, cuyo diseño gráfico se encargó a mi compi Nacho Casanova. Nacho consiguió, además, que se aceptara incluir una adaptación historietística de uno de los textos del poeta, de la cual se encargaría un servidor.

[La imprecisión en los datos se debe a que ni mi memoria ni la de Nacho dan para más (Nacho, además, a consecuencia de su vida nómada, tiene su archivo disperso y a desmano; yo no, es que soy un dejado, y así sale este blog)].

El caso es que el proyecto fue decartado y nunca vio la luz, a pesar de estar completado y entregado (y, más importante: cobrado). En fin, una de tantas...

Así pues, para su deleite, unas planchas absolutamente inéditas...