Actualmente es habitual, pero en 1994 que un fanzine tuviera su portadita a color y unas ciertas ínfulas de remedar el aspecto formal de una publicación profesional no era tan corriente. No me pregunteis cómo fuimos tan insensatos de intentarlo.

Hete aquí unas muestras del número primero y único de el original El Lado Soleado.

Portada y contra del que suscribe, más paginas iniciales de las colaboraciones de mis queridos amigos Joseba, Jose y Benito, más la de un servidor.