Vista después de tantos años (¡uf!), paréceme que esta historieta (incompleta, claro) aún se mantiene bastante bien, no ya por el dibujo, sino porque se entiende perfectamente sin necesidad de diálogos (que, a buen seguro, eran un rollo).