"Decir que un libro te ha gustado no es mentir, pero se queda en poca cosa, por eso debo admitir que, además, lo he disfrutado por varios motivos: los he sentido cercanos a pesar de no tener absolutamente nada que ver con los argumentos, los he reconocido porque están ambientados en el mundo el que vivo (el mundo de la red o el de las relaciones personales), los he leído con franca rapidez porque no estorbaba ni una letra y eso, a mí, me habla de un buen guión...
 
“Desconectados” ha sido como observar por una mirilla una realidad que me queda lejos y de la que no obstante soy consciente: una chica llega a España, descubre que ha sido engañada y se busca la vida. Llega al mundo de las Webcams porno por casualidad y descubre que todo se puede aprender. Pero lo más curioso en este caso es esa otra historia en la que un tipo, también prácticamente por casualidad, contacta con ella, y cómo se resuelve la historia. A partir del final, cuando termina ésta, tienes la impresión de que has leído algo que debe estar pasando día a día aunque tú no lo vivas, que habrá cientos de hogares que hayan vivido esa situación, que el mundo sigue girando cuando las experiencias inesperadas han finalizado. Y me ha encantado lo mismo que me ha sorprendido su final, lo reconozco.
 
“Rehacer mi vida” es algo que si no todos, prácticamente todos tenemos claro: el hombre se guía por sus necesidades y le dirige generalmente su miembro insaciable. Las posibilidades de solucionarlo se convierten en meteduras de pata, y da la impresión también de que Calo ha sabido captar la complejidad de las relaciones y el carácter de las mujeres. Ellas, que no tienen lo que quieren, actúan, y ellos no las comprenden porque nunca les preguntaron. Así, ellas parecen pérfidas o histéricas, pero el que está solo es el que nunca escuchó cuando debía hacerlo. Tan sencilla como estrepitosa, esta historia tiene más reflexiones de las que aparenta. Y por esas segundas lecturas también me ha encantado.
 
Calo tiene un dibujo amable, exento de decorado excesivo, que hace que la vista pasee rápido por la historia y se consuma con placer."
 

Anika Lillo en  Anika entre libros. ¡Muchas gracias!