Ésta historieta fue hecha para completar alguno de mis álbumes, pero descartada porque mi hermano le puso pegas al guión, en concreto al final.

Como resulta obvio, se trata de un homenaje a una de mis peliculas favoritas de todos los tiempos, Juegos de guerra (War Games; John Badham, 1983), y a sus protagonistas, el simpar Mathew Broderick y la maravillosa Ally Sheedy.