El original de esta ilustración está en posesión del admirado compañero José Luis Ágreda (a cambio, yo soy feliz poseedor de una estupenda plancha de Los Chapas).